miércoles, 30 de abril de 2008

Así anda la libertad de expresión en Aguascalientes...

Acredita la CNDH violaciones del Gobernador del Estado a la libertad de expresión; emite recomendación contra LARF


La Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) emitió el pasado 29 de abril la recomendación 016/2008 al Gobernador del Estado de Aguascalientes, Luis Armando Reynoso Femat, tras afirmar que "cuenta con elementos que permiten acreditar violaciones a la libertad de expresión e información, así como a la legalidad, seguridad jurídica y al honor, en agravio de los señores Rodolfo Franco Ramírez y María del Refugio Martínez Guardado, por parte de servidores públicos del gobierno de Aguascalientes y del organismo público descentralizado, Radio y Televisión de Aguascalientes".

La misma recomendación da a conocer que se ha comprobado que el Gobernador Reynoso Femat ha utilizado a la Coordinadora de Comunicación Social, Carolina Rincón Silva, como herramienta para crear en Aguascalientes un clima adverso para los medios de comunicación que no le son favorables, como ha sido el caso no sólo del comunicador Rodolfo Fanco, sino del propio METROAguascalientes.com, cuyo director general también fue presionado por ésta burócrata para dar de baja a personal "no grato", bajo la amenaza de retirarle la publicidad oficial, situación que finalmente ocurrió tras la negativa de esta empresa de hacer lo que "sugería" Rincón Silva.

La recomendación da cuenta de las circunnstancias en las que se suscitó el retiro del programa "Comentando la Noticia", y en ella se destaca la relatoría de las presiones que sufrió el director de Radiogrupo, Alfredo Rivas Godoy, que a la letra dice: "Que en otra reunión celebrada en septiembre de 2005, en la que se encontraban presentes tanto el gobernador como la coordinadora de Comunicación Social del estado de Aguascalientes, y su hermano, el primero de los mencionados le expresó que el ingeniero Rodolfo Franco "no era una persona honorable", que el día que éste sacó una noticia que involucraba al suegro del gobernador, el titular del gobierno estatal le llamó personalmente diciéndole: "que si no escuchaba yo mis noticiarios, sabe que Rodolfo Franco sacó una noticia que involucra a Rogelio López y lo acusa con una vinculación con el narcotráfico?", a lo que el director general de la empresa Radiogrupo declaró: " en ese momento le pedí una disculpa por tales hechos, ya que yo no sabía lo que pasaba y escuché bastante molesto al gobernador, diciéndome que no se metieran con sus familiares, que hablaran de él pero no de su familia", por lo que considerando los antecedentes del programa "Comentando la noticia" el declarante decidió comunicarle al señor Rodolfo Franco Ramírez que no continuaría con la emisión del programa".

La recomendación de la CNDH sugiere al Gobierno del Estado que la Coordinación de Comunicación Social del Gobierno del Estado dé a conocer públicamente una disculpa a Rodolfo Franco y a Mary Martínez, además inicie ante la Contraloría General del Estado el proceso administrativo en contra de los servidores públicos de la propia Coordinación y de Radio y Televisión de Aguascalientes por los agravios lanzados en contra del afectado y su productora.

-- 
www.metroaguascalientes.com



*Obstaculizan guardias privados labor de fotorreportero*(1)

 

Aguascalientes, Ags., 29 de abril.- Agentes de seguridad privada de la

empresa Omega y un civil que negó identificarse exigieron al reportero

gráfico freelance Juan Manuel Robledo Gamiño, que colabora

regularmente con el semanario *Proceso* y la agencia *ProcesoFoto,

*que dejara de tomar fotografías al gobernador del central Estado de

Aguascalientes, Luis Armando Reynoso Femat, por "órdenes superiores".

 

Los hechos sucedieron la madrugada del domingo 27 de abril, en el

interior del teatro público "Víctor  Sandoval", donde se desarrollaba el espectáculo "Noches Bohemias", con la presentación de Facundo Cabral, Emiliano Roque y el grupo Los Correa, en el marco de la Feria Nacional de San Marcos.

 

 El fotógrafo acudió con su esposa y otras personas al lugar, donde

decidió hacer fotos del cantautor Facundo Cabral y del cantante

Emiliano Roque, sin que tuviera problemas para hacer su trabajo.

 

Cerca de las 2:00 horas del domingo 27, el grupo musical Los Correa

invitó al gobernador Luis Armando Reynoso Femat a acompañarlos en el

escenario, para que tocara las percusiones, lo que el mandatario

estatal de inmediato hizo.

 

Al ver al gobernador tocando, varias personas acudieron cerca del

escenario a tomarle fotos, lo que también hizo el fotógrafo de

*Procesofoto*. El mandatario estatal tocó y bailó; luego decidió

organizar un concurso para rifar una casa entre los meseros del teatro

"Víctor Sandoval".

 

Cuando se desarrollaba el concurso, conducido y animado por el propio

gobernador Reynoso Femat, un guardia de seguridad se acercó a Robledo

Gamiño para exigirle que ya no tomara fotos, al tiempo que lo escoltó

hasta la mesa donde estaba  el resto de sus acompañantes.

 

El reportero gráfico se identificó y el guardia amenazó con despojarlo

de la cámara. Momentos después, un segundo guardia se acercó para

decir que él había dado la orden de no tomar fotos y se negó a

proporcionar el nombre de ambos guardias.

 

Los elementos de seguridad privada se mantuvieron en escolta del

fotógrafo y le exigieron guardar la cámara o de lo contrario lo

despojarían de ella y sería expulsado del lugar.

 

Robledo Gamiño intentó buscar respuestas y le preguntó a otra persona

vestida de civil los motivos por los cuales no le dejaban trabajar, a

lo que el desconocido dijo que iba a comunicarle a Carolina Rincón,

coordinadora de Comunicación Social del Gobierno del Estado, la

situación.

 

El sujeto regresó y dijo que no se podían tomar fotos porque ese era

un evento privado, a pesar de que era un evento en el marco de la

fiesta más importante de la entidad y teniendo como escenario un

teatro público y arguyó que no iba a dar su nombre porque el fotógrafo

no era "nadie" y si seguía tomando fotos "te vamos a someter y a

quitar la cámara".

 

El sujeto dijo que la vocera del gobernador había aclarado que el

fotoperiodista "no estaba en servicio", a lo que este replicó que

estaba en servicio las 24 horas del día.

 

Las amenazas y las intimidaciones se mantuvieron hasta que el concurso

concluyó y el gobernador regaló tres casas a dos meseras y un mesero

(casas obtenidas con recursos públicos). Entonces los guardias y el

civil se alejaron del colaborador de *Proceso*.

 

Hasta este martes, ningún funcionario del gobierno estatal ha

explicado las razones por las que no se le pueden tomar fotos al

gobernador en eventos públicos realizados en inmuebles públicos, como

lo son las Noches Bohemias del "Teatro Víctor Sandoval", aclaró el

reportero gráfico al CEPET.

 

Sobre el incidente, Robledo Gamiño envió una carta a los editores del

*Semanario Proceso*.

 

Cabe aclarar que el periodista agredido forma parte de la Red de

Libertad de Expresión del CEPET que monitorea

 agresiones a periodistas en México, como su enlace en Aguascalientes.

 

También se reservó su derecho a presentar una queja ante la Comisión

Estatal de los Derechos Humanos (CEDH) por las violaciones a sus

derechos constitucionales y las amenazas de que fue objeto.

 

Luis Armando Reynoso Femat, gobernador de Aguascalientes, pertenece al mismo

Partido Acción Nacional (PAN) que el gobernador de Jalisco, Emilio González

Márquez, quien fuera evidenciado en medios de prensa por referirse con

palabras altisonantes contra la prensa que lo ha criticado por dar donativos

con dinero público a la Iglesia Católica.

 

*Contacto:*

CEPET libex@cepet.org

 

 ------------------------------

 *La defensa de la libertad de expresión no implica respaldo a actividades

ilícitas o antiéticas de medios o periodistas.*

(1) Tomado de la sintesís informativa de Crisol, 30 de abril de 2008.






LARF Y LA POESIA*

Adán Berand

Hay un acuerdo tácito entre mis editores y yo; acuerdo que a veces olvido y, al hacerlo, me acarreo algunas molestias. Tengo prohibido hablar del actual gobernador de Aguascalientes.

El domingo pasado quise hablar un poco sobre el Premio de Poesía Aguascalientes. Que el gobernador, para variar, no haya asistido, es algo que no pasa desapercibido y es algo que me pareció importante mencionar. El chamuco Varela, vía mail, me dio una muy buena idea para solucionar esta falta de interés de nuestro gober en todo lo que tenga que ver con cultura. Parece que la idea no cayó en gracia de  mi jefe de redacción, pero no creo que eso ameritara una nueva censura (los que me leen los domingos pudieron darse cuenta de que este domingo no aparecí)

Ustedes, que no son parte involucrada en el asunto, tendrán un mejor juicio al respecto. Les anexo el artículo y aprovecho para invitarlos a que visiten mi página en internet (www.mexicokafkiano.com) y a que se animen a patrocinarme en este proyecto. (Si alguien desea anunciarse en mi sitio, por favor contáctese conmigo por esta vía)

Saludos

Adán

 

PREMIO DE POESÍA AGUASCALIENTES

Adán Josué Brand  Galindo

En medio de la polémica desatada por algunos competidores inconformes y por algunas otras personas que vieron mal la decisión del jurado del Premio de Poesía Aguascalientes, el martes fue homenajeado el poeta Gerardo Deniz.

A diferencia de otros años en los que hubo muy buena respuesta de la gente, en esta ocasión el teatro Morelos lució un poco triste: apenas la mitad de las localidades fueron ocupadas.

            Algo que ya se está haciendo una tradición en la entrega de este premio es la ausencia de LARF. Quizás el ICA y los demás organizadores del certamen deban considerar, para asegurar la presencia de nuestro querido y peculiar gobernador a la ceremonia de premiación, el invitar a algún astro de futbol como parte del jurado calificador, o hacer la entrega del premio en el estadio Victoria, en el entretiempo de uno de esos -ya tradicionales- aburridísimos partidos del Necaxa. Es una verdadera lástima que nuestro primer mandatario en el Estado aún no comprenda la importancia del Premio de Poesía Aguascalientes.

            Su representante, me parece que era el Secretario de Gobernación, utilizó su participación para politizar el asunto. La demagogia de siempre y, en los que asistimos, o por lo menos en mí, quedó un amargo sabor de boca y el malestar de ver que estos señores lo vuelven todo un asunto de raiting político.

            Gerardo Deniz estuvo muy bien: en tan sólo unos minutos su charla culta, inteligente y llena de un humor feroz pero bastante fino, nos dejó entrever que el homenaje que se le hacía no era, en ningún momento, un favor entre amigos, sino más bien una justa retribución a la admirable -por su calidad- obra producida a lo largo de tantos años. Recuerdo algunos de los últimos trabajos ganadores de este certamen y por Dios que se quedan muy por debajo de lo que mostró Gerardo Deniz. Confieso que yo era una de las tantas personas que asistimos al evento con nuestras reservas e incluso un poquito a la defensiva, por las circunstancias en que le otorgaron el Premio a Deniz y por todo lo que se había dicho al respecto; pero la lucidez en la conversación de este hombre y su particular forma de sentir y hacer poesía, me dejaron verdaderamente cautivado.

            Y después de esos minutos en los que oí hablar al poeta homenajeado y me sentí casi como depositario de una gran revelación (hasta ese día no había tenido el gusto de conocer al poeta ni había tenido acceso a su obra), el brindis de honor me devolvió a la realidad: unos cuantos vasos de refresco de toronja y unos cuantos vasos de una sangría -que no es lo mejor que he probado- mostraron la nula importancia que gobierno o los organizadores de este certamen, quienes quieran que estos sean, le dan al evento. Cuando los integrantes de la actual Sociedad de Alumnos de la Carrera de Letras Hispánicas tomamos posesión de nuestros cargos, ofrecimos, con el poquito dinero disponible con que contaba nuestro Departamento para dicho evento, mejores viandas que las que se ofrecieron con motivo de la entrega de Premio de Poesía Aguascalientes. Yo sé qué la comida no es lo más importante ni mucho menos, pero sí dice mucho de la calidad del evento y del valor que le están dando sus organizadores.


Comentarios: adanbrand_g@hotmail.com

Enviado por correo electrónico el 29 de abril de 2008.

sábado, 19 de abril de 2008

Cizaña


Como si no se aprendiera del pasado, de un pasado muy reciente (2006), un grupo de ultraderecha cercano al PAN ha promovido un espot que siembra cizaña (parafraseando al presidente Calderón). Sin mayores recursos para la diatriba comparan al perredista López Obrador con varios dictadores. 

A todo esto surge una duda básica: ¿cuál es el compromiso con los valores democráticos de estos grupos y de los medios de comunicación que se prestan para difundir estos mensajes de odio? Se está violentando la ley electoral del país. Hasta donde se sabe el IFE ya está estudiando el caso. A ver si por fin alguien pone orden en todo esto.

Imagen: Sembrador de concordia, Helguera (La Jornada).


Crisis institucional y cultural

El poder legislativo mexicano está paralizado, no sesiona, no trabaja. El tema de la reforma petrolera y la toma de las tribunas legislativas por parte de los partidos políticos que conforman el Frente Amplio Progresista (PRD, PT, PC) permiten hacer una reflexión sobre la maduración de las instituciones democráticas de nuestro sistema político, y aún más de la cultura política mexicana.

Los engranajes de la maquinaria legislativa no han podido procesar un proyecto de reforma petrolera. El tema y el problema han rebasado la capacidad de negociación de los senadores y diputados para llegar a un acuerdo mínimo de entendimiento.

Efectivamente, el tema hace difícil que se puedan conciliar posturas. Hablar de petróleo en México no se limita únicamente a la forma en que se puede administrar un bien público, sino que es un tema que tiene sus raíces en los sentimientos de identidad y de nacionalidad para la gran mayoría de los mexicanos. Intentar modificar la naturaleza pública, estatal, nacional del petróleo, equivale para muchos a una especie de traición a la patria. Por eso se ha querido ubicar el problema en el terreno de las instituciones y de la cultura política.

El FAP adoptó una postura extrema en este tema, en el sentido de que rompió con la institucionalidad y la legalidad del proceso legislativo. El FAP no ha permitido que el proyecto de reforma presentado por el presidente Calderón sea ni siquiera discutido en las respectivas comisiones. Ha tomado las tribunas y con ello cancelado la posibilidad de que se apruebe la reforma. ¿Por qué esa actitud? ¿Por qué no confiar en el proceso legislativo y en el raciocinio de los demás legisladores para sacar una buena reforma? La respuesta es precisamente que el PRD y los otros partidos no tienen confianza para que sea aprobada una reforma producto de una verdadera discusión y consenso. El temor de ser rebasados por la mayoría PAN-PRI orilló, hasta cierto punto, a los legisladores del FAP ha desafiar a las instituciones. La mayor ancla de apoyo que sienten tener es lo que se ha mencionado arriba: defender el carácter público del petróleo es defender la nación.

Pero además de esta cuestión hay otro detalle importante, y que ya se ha dicho en varias partes. La reforma es anticonstitucional, pues propone poner en manos de terceros (entiéndase extranjeros) tareas estrategias de la administración del petróleo. El camino legal que pudo o puede seguir el PRD es, ante una posible aprobación de la reforma, acudir a la Suprema Corte de Justicia y pedir que se declare inválida por su carácter violatorio de la carta magna. No obstante, bajo la visión del FAP, el Poder Judicial ha dado varias muestras de su incapacidad para impartir justicia, cito el caso de la resolución a la impugnación del proceso electoral del 2006 o la impunidad del gobernador Mario Marín. Es preocupante en todo caso, que un grupo político tan importante como el representado por el FAP, no confíe en el poder que se supone deber velar porque la ley se cumpla.

También hay que ver la rentabilidad política de la postura perredista. Por un lado el desgaste es grande si se atiende a la pésima cobertura que han hecho algunos medios del tema. Tal vez el más escandaloso es el de Televisa, empresa que ha parcializado los contenidos de sus noticias en este tema para crear un opinión pública totalmente condenatoria del fenómeno. Se han escuchado frases como asalto y secuestro, para calificar a ese movimiento. De acuerdo, hay libre expresión, pero también el público tiene derecho a información objetiva e imparcial.

Otro elemento siempre presente en este tipo de situaciones es el de la desinformación. Muchos de quienes están a favor o en contra de la reforma y tienden a descalificar al otro, no han leído el contenido de las reformas. Es decir, se dejan ir por los grandes enunciados o por las opiniones tendenciosas de algunos medios y a partir de ahí adoptan una postura sin pasar por el debido proceso de reflexión. El camino que se salta la gente es obtener información, reflexionar y opinar. Realizar este proceso nos llevaría a la formación de una ciudadanía racional, participativa y democrática.

Independientemente de la postura que se tenga acerca de la reforma, nadie puede estar del todo tranquilo con lo que está pasando con nuestras instituciones. El problema es muy complejo, y requiere de una profunda reingeniería institucional y de una mejora substancial de nuestra cultura política.

Un síntoma claro de la crisis institucional es que hay un debate, que nadie dirige, sobre el tiempo que debe durar la discusión de la reforma. Que dure el tiempo que sea necesario, pero que ya empiece.

Publicado en diario Aguas (17/Abril/2008)

sábado, 12 de abril de 2008

¿Reforma energética?


Después de haber agitado de manera innecesaria las aguas opositoras, el presidente de la república se animó (creo que ésa es la palabra correcta) a presentar su propuesta de reforma energética. El PRD y el PRI atacaron con vehemencia los indicios de la reforma: el fantasma de la privatización; el diagnóstico tendencioso; y la tardanza en presentar una
 propuesta por parte del Ejecutivo. Finalmente, en este juego de ajedrez, el presidente ha movido su pieza. Los demás jugadores están analizando el movimiento para colocar las suyas.

El recurso de la cadena nacional mediática que utilizó el presidente permitió que interesados y despistados se enteraran de la existencia de la reforma. Mas no de pormenores de la misma. En mi opinión, el discurso que utilizó el presidente Calderón la noche del martes está más bien en el campo demagógico que en el republicano. Por ejemplo, fue evidente la falta de apoyo que tiene de las oposiciones al empezar el mensaje, citando al ex presidente Lázaro Cárdenas; una figura controversial en el campo panista, pero altamente significativo para la oposición de centro-izquierda. Luego estuvo aludiendo a problemas sociales que, según el discurso, sólo podrán ser resueltos si se aprueba la reforma energética: combate a la pobreza, la construcción de universidades, acceso a bachilleratos; en una frase: «que la riqueza petrolera genere más bienestar para todos».

En la propuesta no se toca ningún artículo constitucional, lo que la reforma cambiaría serán leyes secundarias. Y por medio de éstas se permitirá que privados se hagan cargo de tareas estratégicas para la explotación del petróleo mexicano, como son el almacenamiento y distribución de gas; Pemex podrá contratar con terceros los servicios de refinación de crudo, sin que ello implique que se transmite la propiedad del hidrocarburo (como en algún momento se manejó); los terceros (los particulares) podrán construir, operar y ser propietarios de ductos, instalaciones y equipos en los términos de las disposiciones reglamentarias. 

Es evidente que cuando se habla de terceros, de particulares, se está manejando un doble discurso, pues teóricamente los mexicanos pueden participar en las tareas señaladas arriba, pero la realidad es otra. Es difícil o más bien imposible que algún mexicano pueda participar en estas actividades, por la sencilla razón de que Pemex ha sido hasta ahora un monopolio y, en consecuencia, ninguna empresa mexicana desarrolló tecnología para hacer tareas tan fundamentales como la refinación. En otras palabras, la reforma es un traje hecho a la medida para que las licitaciones las ganen extranjeros. Un intento de contrapeso, y que para algunos resulta una ocurrencia del presidente, es que se pondrán a disposición de los mexicanos bonos con un supuesto costo de 100 pesos.

El fondo de todo el asunto es que se ha hecho creer que hay un momento de crisis energético que sólo se resolverá si el capital privado entra a «salvar a Pemex» y que con la tecnología que sólo los privados (extranjeros) poseen se puede hacer la exploración y explotación del petróleo en aguas profundas. No es así; es verdad que hay una crisis, pero no por causa del carácter público de Pemex, sino porque desde los años ochenta se dejó de invertir en investigación, actividad que hubiera permitido desarrollar la tecnología suficiente para los requerimientos de hoy. Es mentira también que Pemex no genere ganancias; sí las genera, sólo que han existido abusos del la administración pública priísta y panista.

Se podría hacer una verdadera revolución energética si se permitiera reinvertir a Pemex en sí misma, quitándole todo el peso impositivo que tiene (algo que no logró la reforma hacendaria). Por tanto, se pueden hacer cosas realmente importantes si se trabaja en aguas someras y aún en tierra, no hay una verdadera urgencia de ir aguas profundas, es un argumento con el que el Ejecutivo intenta presionar.

En general se puede ver que hay una posición que favorece a los privados, más que un verdadero fortalecimiento de Pemex. En consecuencia, no hay una reforma de fondo. El nombre de reforma energética, no corresponder al contenido de los documentos, es una reforma en todo caso al régimen de Pemex, pero no más; se dejó de lado la posibilidad de explorar otros esquemas por medio de los cuales el país puede generar y administrar energía. Para el gobierno, y buena parte de la oposición, la energía que necesita el país sólo puede venir del petróleo; no hay altura de miras como dice el presidente, sino miopía masiva.

La exigencia ante tal escenario será que presenten su propia propuesta las fuerzas políticas representadas en el Poder Legislativo. El presidente y la oposición han pedido un debate nacional; ojalá que lo tengamos. Pero que sea de manera abierta y sin desplantes demagógicos.
Por lo pronto los gobernadores panistas se desvelaron, leyeron la noche del martes la propuesta y les convenció rápido, tanto así que ayer temprano manifestaron su apoyo a la propuesta. La duda es si estamos frente a un convencimiento real o una férrea disciplina partidista. Y a todo esto, ¿qué papel estará jugando Juan Camilo Mouriño? De manera discreta (a la mejor ya aprendió) está haciendo este trabajo fino de convencimiento.

Finalmente, y antes de la presentación de la reforma petrolera, el presidente había sorprendido con un anuncio que se salía de la línea que había manejado desde el principio de su gestión: la prioridad de su gobierno será ahora lo social. ¿Y la seguridad? Al parecer se cansó de cosechar fracasos, porque es totalmente inadmisible que se haya cumplido con metas mínimas en este problema tan grave. En el caso particular de Aguascalientes, los fenómenos que denotan la presencia de grupos delictivos como son los secuestros y asesinatos han ido a la alza desde que el gobierno federal le declaró la guerra a la inseguridad, y para colmo de los ciudadanos de Aguascalientes sus autoridades están más preocupadas por las minucias de la feria de ferias que los asuntos importantes. 

¿Tendrá que ver el énfasis en la política social con el hecho de que está en puerta el proceso electoral de renovación de la Cámara Baja? Pues como se dice coloquialmente: piensa mal y acertarás. 

Para efectos de lo inmediato, lo que creo que sí pasará es que estamos frente un nuevo desencuentro de las fuerzas políticas, todos querrán sacar provecho del tema Pemex, lo que irremediablemente nos llevará nuevamente a una reforma que solucione el problema de manera paliativa o lo empeore, no sería la primera vez.

Publicado en diario Aguas (10/04/08)

viernes, 4 de abril de 2008

Sin confianza no hay cambios


La empresa encuestadora que dirige Roy Campos, Consulta Mitofsky, ha dado a conocer nuevamente los resultados de su medición sobre confianza en las instituciones. Pero antes de dar un comentario acerca de estos datos, es necesario hacer una reflexión del concepto para entender mejor la importancia de medirlo en un contexto como el mexicano.

El concepto de confianza política es un supuesto fundamental desarrollado en la historia y la teoría de las ideas angloamericanas. De acuerdo con Suzanne S. Shüttemeyer, una entidad política común democrática no es posible sin confianza. Las relaciones de representación en la democracia requieren de la confianza política de los ciudadanos en las «ideas regulativas» de la sociedad política, de los actores e instituciones políticas.

La pregunta pertinente sería entonces ¿cómo se gana o pierde la confianza? Metodológicamente hablando es difícil desarrollar un mecanismo para tener certeza de qué causas generan este elemento. Pero en la línea del sentido común, habría que pensar ¿qué hace que una persona confíe en otra? ¿Qué hace que una empresa con la que contratamos un servicio gane nuestra confianza? En términos llanos, el Diccionario de la Real Academia de la Lengua Española define a la confianza como la «esperanza firme que se tiene de alguien o algo».
 
Por ejemplo, si usted espera que el gobierno federal resuelva el problema del narcotráfico, es porque concede cierto nivel de confianza en los políticos responsables de la seguridad pública. En consecuencia, en un contexto de confianza, los gobernantes tienen un margen de apoyo social para poder actuar, incluso de tomar ciertas medidas que en un contexto de desconfianza no se podrían realizar. Es decir, para que un órgano de gobierno pueda trabajar de manera eficiente se requiere no sólo del sustento legal, sino de la legitimidad que da la confianza, la esperanza de que se harán bien las cosas.

El estudio de Consulta Mitofsky agrupa a las instituciones medidas en tres grandes grupos de acuerdo con el nivel de confianza registrado. Con confianza alta se encuentran las universidades (7.9), Iglesia (7.9), Ejército (7.8), y medios de comunicación (7.5). Registrando una confianza media están los bancos (6.9), IFE (6.9), empresarios (6.8), el presidente de la república (6.8), y la Suprema Corte de Justicia (6.7). En el grupo de confianza baja se encuentran los diputados (5.9), senadores (5.9), sindicatos (5.9), policía (5.8), y en el fondo, los partidos políticos (5.5). Cabe señalar que en el fraseo de la pregunta 10 significa mucha confianza y 0 nada de confianza.

Visto de esta manera ninguna institución medida tiene calificaciones excelentes o muy buenas (10 y 9). No obstante, una calificación promedio que se acerca al 8, en términos de las exigencias sociales es más que aceptable para considerar que una institución goza del suficiente apoyo social para realizar sus tareas. Es alentador en este sentido que los mexicanos confíen en sus instituciones de educación superior. Asimismo, es relevante que una institución dedicada a cuestiones de creencias religiosas goce de un nivel de confianza similar a las instituciones que se dedican a cuestiones de ciencia y tecnología.

En el otro extremo están los partidos políticos con un nivel de confianza malo, y como dice el estudio, por las fechas del levantamiento, no se alcanza a registrar el impacto del poco éxito de la renovación de dirigencia del Partido de la Revolución Democrática y el Partido Socialdemócrata (ya sin Alternativa). Los partidos políticos son la fuente con la que se nutren las instituciones de gobierno: el Poder Legislativo, el Ejecutivo. ¿Qué pasa con los partidos políticos? ¿Por qué la gente confía poco en ellos? ¿Es por la incapacidad de generar cuadros de políticos que generen soluciones efectivas para el país? ¿La pésima actuación de algunos de sus miembros? Pese a todo ello, a los partidos políticos parece no preocuparles esta situación, no se dan ni siquiera los escarmientos aislados pero ejemplares. En otros países el concepto ética política tiene sentido y han caído gobernantes por su falta de congruencia y honestidad; aquí en México tenemos una larga lista de políticos que a pesar de ser expuestos públicamente en actos ilícitos o controversiales continúan en sus puestos, unos verdaderos sinvergüenzas; el último de ellos es Juan Camilo Mouriño.

En esta tesitura, la Presidencia de la República se encuentra en un constante cuestionamiento de su legalidad y legitimidad. A pesar de ello, esta institución se ha embarcado en más de una empresa política encontrando oposición por varios flancos, logrando en consecuencia resultados de mediano alcance: reforma hacendaria, electoral. En estos momentos, la Presidencia de la República está en el proceso de realizar una reforma importante en el tema energético, y como ya se ha mencionado en otros artículos, hablar de petróleo es tocar fibras muy sensibles del nacionalismo mexicano, de la soberanía. Por lo que el presidente de la república necesita de niveles más que aceptables de confianza política para poder concretar cualquier cambio, por menor que sea, al régimen de Petróleos Mexicanos.
 
En este sentido Alejandro Moreno, del Grupo Reforma, da a conocer en esta semana el resultado de una encuesta nacional vía telefónica sobre el tema de la reforma energética. De acuerdo con la encuesta, 46% de los encuestados afirmó que no se atenta contra la soberanía nacional si Pemex hace alianzas con empresas extranjeras para explotar yacimientos en el fondo del mar, en la contraparte de los que creen que sí se afecta la soberanía están el 47%. De acuerdo con la medición hay un empate, una polarización.

En conclusión, ¿bastarán a la presidencia 6.8 puntos de confianza para realizar los cambios? Parece que no, y por ello ha echado mano de spots para manipular opiniones. Lo que no te da la confianza, te lo da el spot. Esa puede ser la premisa con la que actúa la presidencia.

Publicado en diario Aguas (3/04/2008).

Follow by Email

Seguidores