jueves, 14 de mayo de 2009

ENCUP 2008

Los resultados de la Encuesta Nacional de Cultura Política (Encup) en su cuarta edición han sido publicados. La entidad encargada para realizar esta tarea es la Secretaría de Gobernación, pues es una de sus obligaciones estudiar y fomentar una cultura política democrática en nuestro país. La realización de la encuesta está a cargo de expertos en el área, por lo que sus resultados son confiables para el estudio científico.
Vale la pena revisar algunos resultados de este ejercicio de medición de actitudes políticas para entender un poco mejor lo que puede pasar en el proceso electoral federal que tenemos en puerta.
El cuestionario aplicado a los ciudadanos en 2008 preguntó sobre el interés de la gente por la política: 9% dijo interesarse mucho y una cuarta parte algo. En cambio 38% dijo que se interesaba poco y 27%, nada. Está demás decir que la política, hacer política, no es valorado por una buena parte de la sociedad. Pero cuidado, esta pregunta es abstracta, indaga sobre un concepto. Cada persona tiene su propia idea de lo que es la política; por más que algunos digan que la política tiene qué ver con la preocupación que se tiene de los problemas de la ciudad, de la polis, para muchos la política es una actividad relacionada con el engaño, la mentira y el beneficio de uno pocos. Por cierto, en el cuestionario se hace la pregunta de qué entiende la gente por la palabra política, pero el resultado no se ofrece aún al público, o por lo menos yo no la vi en los tres documentos consultados.
Siguiendo con las preguntas abstractas (algo que es un defecto de todas las encuestas por su naturaleza de método cuantitativo -medir, antes que entender-) se preguntó: ¿Cree usted que México vive o no en una democracia? Prácticamente la mitad de los mexicanos encuestados (48%) cree que vivimos en una democracia. En el 2001, el resultado fue en esencia el mismo (50%). Lo cual lleva a la reflexión de que si bien no se ha desplomado el número de personas que creen que ya se ha superado el periodo de transición democrática, no ha crecido el número de convencidos. En otras palabras, la democracia está estancada, por lo menos en cuanto a esta forma de medirla, de entenderla. Todo esto llevaría a otra pregunta que está incontestada por los cuerpos académicos ¿Por qué no se ha consolidado la democracia en México? Curioso es que entre la clase política, la mayoría de ellos, esto ya no es una preocupación.
Ahora bien, los partidos políticos son instituciones fundamentales para que la democracia en cualquier país se consolide o no, la confianza ciudadana hacia los partidos es fundamental. El resultado de la ENCUP 2008 reitera el dato negativo que en otras encuestas se ha obtenido: siete de cada diez no confía o confía poco en los partidos políticos mexicanos. Es difícil cimentar una buena democracia si quienes la animan en buena parte no se han ganado la confianza de los ciudadanos.
Y obviamente, la confianza no se pierde misteriosamente, una pregunta que ayuda a explicar esta situación es la siguiente: Al elaborar las leyes, ¿Qué es lo que los diputados y senadores toman en cuenta?: 49% respondió que los intereses de los propios legisladores, 25% los intereses de los partidos políticos, y sólo el 11% cree que toman en cuenta los intereses de los ciudadanos. Las cifras hablan por sí mismas.
En esta misma tesitura, el Instituto Federal Electoral (IFE) es -junto con el Ejército- una las instituciones en las que más confía la gente (dos de cada tres ciudadanos). Un árbitro electoral fuerte puede ser la palanca que haga que los otros actores mejoren sus prácticas democráticas. Sin embargo, lo sucedido en las pasadas elecciones federales de 2006 y su estela de desconfianza ha menguado en la credibilidad de las elecciones, lo que constituye en esencia el trabajo del órgano electoral: desterrar la desconfianza de los procesos electorales. Por ello, es preocupante que el 66% de los ciudadanos encuestados no crea que las elecciones en México sean limpias. Ese 66% son quienes desconfían en los partidos políticos o en el órgano electoral. Una conclusión sencilla es que más de un actor político no está haciendo bien su trabajo.
No se ve en el actual proceso electoral un cambio sustancial en la forma de hacer política. No se manda ninguna señal de que las practicas políticas pueden hacerse de otra manera. Otras encuestas proyectan un abstencionismo superior al 60%. Se puede argumentar que el padrón electoral está inflado y que en número, no en porcentaje, el abstencionismo no es tan grave, puede ser cierto, pero es buscar una justificación en los números. A fin de cuentas, ¿qué tipo de proceso electoral queremos? ¿A qué tipo de democracia aspiramos? ¿Qué tipo de cultura política tienen los ciudadanos? Respuestas sencillas no hay. La Encup 2008, como sus otras ediciones, ayuda a entender mejor nuestra realidad política.

Publicado en Aguas, 14 de mayo de 2009.

4 comentarios:

DorisFM dijo...

Ya no me acuerdo (igual y tú sí) qué autor dijo que "aunque no te ocupes de la política, ella se ocupará de ti".

Anónimo dijo...

Que tipo de cultura?... La que nos imponen los medios masivos, TELEVISA Y TVAZTECA, si te preguntas porque se repudian las marchas, ve los noticieros que dicen: "la marcha de hoy creo congestionamientos en tal o cual avenida"; o este de la politica o de los politicos, "vean los salarios de los diputados y no hacen nada", vean las mentiras de fox y marttita por eso detestamos la politica", en fin, invariablemente estoy de acuerdo, si queremos transformar la sociedad, debemos de empezar por entender nuestra realidad y esta encuesta nos permite verla, triste realidad...
ATTE: MARCO ANTONIO HDZ.

Jesús Aguilar López dijo...

Gracias Marco Antonio por tus comentarios. Sólo te puede decir que el alejamiento de los ciudadanos hacia la política continua: creció el porcentaje de abstencionistas en esta elección, 2010. Pero a los partidos políticos no les importa. Un saludo.

Anónimo dijo...

a los partidos no les importa por que asi les conviene, es el ciudadano el que debe de interesarse en asuntos que afectan su vida, social y economica

Follow by Email

Seguidores