miércoles, 19 de noviembre de 2008

Colegio de Estudios Sociales de Aguascalientes



Todo grupo, entidad, sistema social se encuentra lleno de procesos complejos donde interactúan diferentes actores. La urdimbre de símbolos y significados culturales se encuentran presentes en el individuo y la colectividad.


Las diferentes disciplinas que conforman las ciencias sociales se abocan al estudio, entendimiento, explicación y hasta predicción de lo que pasa en la sociedad. Un estudioso de los procesos sociales no ve la realidad como una serie de hechos dados, sino que intenta entender ese fenómeno de diversas perspectivas, somete a prueba varias teorías, hipótesis, reflexiona y después de un análisis serio propone una descripción, tal vez una explicación y los más atrevidos una predicción del fenómeno. Entender el funcionamiento de las sociedades es la tarea más ardua y difícil que puede desarrollar una persona. Habrá quien diga desde otro contexto que no es así, que lo más improductivo que ha visto en su vida es a esa gente que se la pasa en las bibliotecas, archivos y oficinas leyendo sin cesar, hablando y escribiendo en sus computadoras sin producir nada. Es un problema de apreciación. El objeto de las ciencias sociales es el hombre en lo individual y en lo colectivo, lo que produce materialmente e intelectualmente. No se puede tratar semejante objeto de estudio, de trabajo, como hacen otras ciencias, como lo hacen personas con otros oficios. Efectivamente, los científicos sociales no producen sillas o casas, pero en cambio producen explicaciones del por qué de ciertos comportamientos de la sociedad, de sus visiones de la vida y el mundo, de sus virtudes y defectos. Por ejemplo, un buen investigador social aceptaría de entrada que el problema de nuestra sociedad es la crisis financiera mundial, pero no aceptaría los argumentos que dan los actores y demás personajes de la televisión, porque no informan y explican nada. El investigador social los pondría como parte del problema, no de la solución.


Son las universidades y centros de investigación (que no necesariamente llevan el nombre “universidad”) quienes agrupan en diferentes áreas de conocimiento o problemática  a los investigadores sociales. Son en especial los centros con financiamiento público las que mantienen y desarrollan programas de investigación social, varias de las universidades privadas en México mantienen en un bajo perfil la investigación privilegiando una tarea no menos noble que es la docencia.

Lo anterior puede hacer suponer que realizar investigación social sin el apoyo del sector público, o fuera de una universidad o institución privada es una tarea muy difícil de realizar, pero no imposible.


Aguascalientes cuenta con diversas instituciones públicas y privadas de educación superior que han satisfecho hasta cierto punto la demanda de carreras profesionales y de difusión del conocimiento. Donde no ha logrado tener un crecimiento óptimo es precisamente en el área de la investigación social, existen excelentes investigadores en Aguascalientes, pero el número de ellos se ve rebasado por la gran diversidad de problemas de estudio que proliferan local y regionalmente. Por ejemplo, con todo y lo alarmante que son los problemas de inseguridad en Aguascalientes, se carece de un estudio serio que nos permita entender cómo ha afectado este fenómeno en la vida diaria de los hidrocálidos. La sociedad y aun el gobierno en sus diferentes niveles asumen que así son las cosas, pero nunca se llega más lejos. Incluso, entender los problemas sociales desde una perspectiva histórica que enriquece cualquier toma decisión del gobierno no es tomada en cuenta, se cree que vivimos una constante situación inédita. Miles de años de historia, de experiencias, son dilapidados por nuestras sociedades modernas.


En Aguascalientes un grupo de jóvenes investigadores, entre los que me encuentro, hemos decidido crear un espacio multidisciplinario para privilegiar la reflexión, la difusión de las ideas, la docencia y la investigación. Desde el 13 de agosto de este año existe en Aguascalientes el Colegio de Estudios Sociales de Aguascalientes, una asociación civil que se encuentra en una primera etapa de cimentación y consolidación. Se busca con esta nueva institución ofrecer a la sociedad hidrocálida un espacio en el que se pueda subsanar la investigación que por problemas financieros, administrativos o de interés no se generan en otros lugares. 


Con esta nueva institución, para decirlo en una frase se busca fortalecer el campo de estudio de las ciencias sociales en Aguascalientes y la región.


Cierro esta participación invitándolos a la presentación en público del Colegio de Estudios Sociales de Aguascalientes, que se llevará acabo el próximo sábado 22 de noviembre a las doce del día en el Museo Posada. El destacado investigador Lorenzo Meyer, de El Colegio de México, estará con nosotros impartiendo una conferencia sobre la relación entre la academia y el poder.


Publicado en diario Aguas, 20 de noviembre de 2008.

No hay comentarios:

Follow by Email

Seguidores