lunes, 24 de noviembre de 2008

Presentación en público del Colegio de Estudios Sociales de Aguascalientes, AC



Buenas tardes a todos, gracias por acompañarnos este día a la presentación de este nuevo proyecto. 

Las diferentes disciplinas que conforman las ciencias sociales se abocan al estudio, entendimiento, explicación y en no pocas ocasiones intenta predecir el comportamiento del hombre. Un estudioso de los procesos sociales no ve la realidad como una serie de hechos dados, sino que intenta entender ese fenómeno de diversas perspectivas, somete a prueba varias teorías, hipótesis, reflexiona y debate con otros colegas, y después de un análisis serio propone una descripción o tal vez una explicación. Entender el funcionamiento de los individuos y las sociedades es la tarea más ardua y difícil que puede desarrollar una persona. Habrá quien diga desde otro contexto que no es así, que lo más improductivo que ha visto en su vida es a esa gente que se la pasa en las bibliotecas, archivos y oficinas leyendo sin cesar, hablando y escribiendo en sus computadoras sin producir nada. Es un problema de apreciación. El objeto de las ciencias sociales es el hombre en lo individual y en lo colectivo, lo que produce materialmente e intelectualmente. No se puede tratar semejante objeto de estudio, de trabajo, como hacen otras ciencias, como lo hacen personas con otros oficios. Efectivamente, los científicos sociales no producen sillas o casas, pero en cambio producen ideas, explicaciones con el mayor grado de objetividad posible del por qué del comportamientos de la sociedad, de sus visiones de la vida y el mundo, de sus virtudes y defectos. Todo grupo, entidad, sistema social se encuentra lleno de procesos complejos donde interactúan diferentes actores. La urdimbre de símbolos y significados culturales se encuentran presentes en el individuo y la colectividad.

El reto del investigador social es el entender una realidad compleja, siempre la intención es llegar a constituir una teoría general en el que se establezca que la sociedad funciona puede ser entendida con la exactitud con la que funciona la maquinaria de un reloj, o bien, aceptar que la realidad es tan cambiante y caprichosa como las formas de las nubes. Esta metáfora de nubes y relojes fue utilizada por Karl Popper para tratar de explicar las pretensiones y preocupaciones de los investigadores sociales.

En todo caso habría que preguntarnos por las características idóneas de un investigador social. En todo caso, como explicó Octavio Paz, el descubrimiento de la actividad que una persona quiere desarrollar es un llamado, es la vocación. El llamado del investigador social en México debe de superar no pocos obstáculos, los prejuicios ya mencionados de su utilidad social, una relativa o magra retribución económica y el poco o relativo reconocimiento de los empeños y logros. En todo caso, es estudios de las ciencias sociales no es reduce a 8 horas laborales, sino que los problemas de estudio persiguen al investigador. No es suficiente estar alejado de la biblioteca o la libreta de apuntes, la vocación, el llamado es tan fuerte, que hace tolerable y hasta placentero encontrar una explicación a un problema mientras que se camina a casa, se toma un café o se platica con los amigos. Yo veo entre mis amigos esta pasión por la investigación, a tal grado, que nos ha llevado a invertir tiempo y recursos a la conformación de esta casa que hemos llamado Colegio de Estudios Sociales de Aguascalientes. Esta casa además tiene la virtud de tener siempre las puertas abiertas para enriquecer nuestro trabajo, y es también una casa que quiere ayudar a la sociedad proponiendo soluciones, y cuando sea necesario criticar y denunciar al poder cuando este olvida sus objetivos de servicio a la sociedad. 

Immanuel Wallerstein, uno de los científicos sociales más destacados de nuestro tiempo, ha señalado la necesidad de que la actividad intelectual vaya más allá de las presiones inmediatas de la política. En esta tarea son responsables los intelectuales, pero también las burocracias intelectuales: los administradores de universidades, las asociaciones de estudiosos, las fundaciones y los organismos gubernamentales responsables de la educación y la investigación.

Las ciencias cociales, dice el mismo Wallerstein, deberían emprender un proceso de apertura muy amplio hacia la investigación y la enseñanza en busca de un universalismo pluralista, renovado, ampliado y significativo.No abundo en este tema porque de ello nos hablará nuestro invitado de honor el Dr. Lorenzo Meyer.

Don Humberto Martínez de León, el primer rector de la Universidad Autónoma de Aguascalientes, había accedido con enorme amabilidad a estar con todos nosotros este día. Circunstancias difíciles no le permitieron dirigirles unas palabras, pero estamos seguros que en su mensaje habría refrendado su credo en la juventud, haciéndoles un llamado a no atender a las voces del pesimismo, fomentando que sean actores de nuestra época, subrayando que quien quiere vivir una vida digna debe vivirla para hacerla como la sueña. Su trayectoria y su ejemplo, como las de muchos otros profesores y actores clave, inspiran al Colegio de Estudios Sociales de Aguascalientes en la búsqueda de liderazgo, de renovación, de optimismo, de claridad en las ideas y en los proyectos.

Quienes conformamos el Colegio de Estudios Sociales de Aguascalientes, en esta primera etapa de cimentación y consolidación hemos tenido muy presente el ejemplo de Don Humberto y hemos decidido crear una institución que refleje nuestros anhelos. 


Dr. Jesús Aguilar López

Presidente del Comité Directivo del 

Colegio de Estudios Sociales de Aguascalientes, AC.

Palabras pronunciadas con motivo de la presentación del Colegio de Estudios Sociales de Aguascalientes, AC. Museo José Guadalupe Posada, 22 de noviembre de 2008.

No hay comentarios:

Follow by Email

Seguidores