miércoles, 31 de diciembre de 2008

Feliz año 2009

En estos días es interesante ver como todos, me incluyo, nos esmeramos en decirle a todo al que se nos atraviesa la frase hecha y ya irreflexiva, repetitiva y hueca: feliz año. Hay gente que lo dice como si fuera el dueño del tiempo y lo regala: feliz año. Los diversos medios de comunicación se enredan en la rutina y sin más sueltan la mencionada frase. Es como si a fuerza de convocar la felicidad una y otra vez esta pudiera hacerse presente. Pero es sólo un juego. Los problemas del 2008 siguen y seguirán: el estrenar calendario en casa no exorciza los problemas. Optimista o pesimistamente, no sé si tenga mucho sentido el seguir con la métrica del tiempo. El tiempo es un invento de la sociedad que le permite tener cierto orden para clasificar a las personas, cosas, eventos. Pero nada más. Es como dijo un amigo: “ya paso el año 2000 y no he visto que lo carros vuelen”. Las mejoras no son por acumulación.

No hay comentarios:

Follow by Email

Seguidores